Semana Internacional de la Lactancia Materna

 

En 120 países del mundo se conmemora del 1o al 7 de Agosto la Semana Mundial de la Lactancia, una iniciativa de la Alianza Mundial por Lactancia Materna (Waba), que este año tiene como lema “Lactancia materna: respuesta vital en emergencias, ¿Estamos preparados y preparadas?”.

Situaciones de Emergencia

En situaciones de emergencia, que ponen en riesgo la salud y la supervivencia de la población, producto de accionar humano o de la naturaleza, los niños y niñas pequeños son especialmente vulnerables; y por ello se considera vital mantener el amamantamiento “antes y durante” tales hechos, ya que las probabilidades de muerte de los niños pueden ser de 2 a 70 veces superiores a la media.

La lactancia materna (que es higiénica y se brinda naturalmente a la temperatura adecuada) es la encargada de proveer al infante de toda la energía y los nutrientes que necesita en esas situaciones, además de protegerlo de diarreas, enfermedades respiratorias y malnutrición.

 Además, es importante recordar que, durante situaciones de emergencia, las donaciones sin control de sustitutos de la leche materna deberían evitarse, haciendo foco en la protección activa y la asistencia a la lactancia “materna”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Unicef recomiendan iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida y practicarlo en forma “exclusiva” -sin agregar leches de fórmula, ni otros alimentos o bebidas- hasta los seis meses. También aconsejan dar el pecho cada vez que el niño lo reclame, ya sea de día o de noche, sin utilizar biberones, tetinas o chupetes.

10 BENEFICIOS Y RECOMENDACIONES DE LA LACTANCIA MATERNA

1- La OMS recomienda vivamente la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida, y después debe complementarse con otros alimentos hasta los dos años. Debe comenzar en la primera hora de vida y debe hacerse con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche.

2- La leche materna es ideal para los recién nacidos y lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Además, es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger al lactante de enfermedades frecuentes como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad infantil en todo el mundo.

3- La lactancia exclusivamente materna suele producir amenorrea, que es un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad. Reduce el riesgo de cáncer de mama y ovario en fases posteriores de la vida, ayuda a la madre a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.

4- Contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida. Los adultos que de pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menores tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo 2. También hay datos que indican que estas personas obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

5- En mujeres infectadas por el VIH/Sida, la OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses, a no ser que la lactancia artificial sea aceptada, asequible, sostenible, y preparada en condiciones de higiene.

6- La lactancia materna requiere aprendizaje y muchas mujeres tienen dificultades al principio. Son frecuentes el dolor en el pezón y el temor a que la leche no sea suficiente para mantener al niño. Para fomentarla, hay centros sanitarios que prestan apoyo a la lactancia materna poniendo asesores cualificados a disposición de las madres.

7- La OMS recomienda que todas las mujeres tengan derecho a una baja maternal de 16 semanas como mínimo, para que puedan descansar y amamantar a sus hijos. Además, al regresar al trabajo, las madres necesitan tener un lugar seguro, limpio y privado para que puedan seguir amamantando a sus hijos.

8- A partir de los seis meses de vida del niño se deben introducir nuevos alimentos, para  cubrir sus nuevas necesidades, pero sin interrumpir la lactancia materna. Éstos pueden ser preparados especialmente para ellos o basarse en la alimentación familiar con algunas modificaciones; deben administrarse con cuchara o taza pero no con biberón; deben ser inocuos y estar disponibles a nivel local.

9- La leche artificial no contiene los anticuerpos presentes en la leche materna y conlleva riesgos, como las enfermedades transmitidas por el agua utilizada para reconstituir la leche (muchas familias no tienen acceso a agua salubre). Una dilución excesiva con el fin de ahorrar puede acabar produciendo malnutrición. Por otro lado, las tomas frecuentes mantienen la producción de leche materna y, en caso de que se utilice leche artificial pero ésta deje de estar disponible, puede resultar imposible volver a la lactancia materna debido a la disminución de la producción materna.

10- Los Sucedáneos son productos alimenticios que se presentan como sustitutos parciales o totales de la leche materna, sea o no adecuado para ese fin. La Asamblea de la Salud aprobó en 1981 un código internacional que ayuda a regular la comercialización de “sucedáneos de la leche materna”, evitando que se distribuyan gratuitamente y se promocione su consumo, pero hasta ahora su adopción por los países ha sido escasa.

 TE RECORDAMOS QUE

 EL VIERNES 7 DE AGOSTO A LAS 18.00

PARA CERRAR LA SEMANA DE LA LACTANCIA MATERNA

LOS ESPECIALISTAS DE CM VIRTUAL

HARÁN  UNA VIDEO-CONFERENCIA GRATIS!!!

 

No te quedes afuera,

formá parte de esta charla de especialistas

ingresando a www.cmvirtual.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: