Enfermedades respiratorias

RESFRIO

Existe en el imaginario popular la creencia de que los cambios bruscos de temperatura son los responsables de los procesos respiratorios. En realidad, la mayoría de estas enfermedades son producidas por virus y en menor proporción, gérmenes u otros microorganismos patógenos.

Por supuesto que el abrigo siempre es necesario para cuidarnos de los cambios en la columna mercurial, pero solo el resguardarnos de tomar contacto con gente que se encuentra cursando  la enfermedad, puede  resultar protector.

Si bien es cierto que el contagio es más frecuente cuando  entramos en contacto con gente que presenta  estornudos o tos, las personas algunas horas antes  del inicio de los síntomas pueden contagiar.Este factor es el que lleva en general a la propagación de las enfermedades respiratorias.

Es importante decirte que la prevalencia invernal de estas enfermedades resulta elevada porque la mayoría de los virus requieren de bajas temperaturas para vivir y multiplicarse.

¿Cuáles son las afecciones respiratorias más comunes?

Resfriado común.

Rinofaringitis.

Bronquitis.

Gripe.

Bronquiolitis 

RESFRIADO COMUN

El resfriado común es una enfermedad muy frecuente y recurrente, causada por una variada cantidad de virus que, además, tienen la capacidad de mutar haciendo ineficiente  a cualquier vacuna que quiera prevenirlos.

Los síntomas típicos son dolor de garganta o al tragar 24 horas antes de la aparición de estornudos y descarga nasal acuosa. Suele cursar con tos y casi nunca se acompaña de fiebre. Los niños menores de dos años pueden tener temperaturas que oscilan entre los 38 y 39 grados.

Además, se presentan:

- Prurito nasal.

- Estornudos frecuentes.

- Obstrucción nasal

- Secreciones claras (pueden ser verdosas y contener sangre)

- Disminución del sentido del olfato y el gusto.

- Ardor de garganta, que suele ser el primer síntoma previo a las descargas nasales.

- Febrícula.

- Malestar general.

En estos casos es aconsejable:

  • Hacer reposo, ya que le brindará la posibilidad al cuerpo de  recuperarse. Unas 48 horas suelen ser suficientes si no existen complicaciones.
  • No fumar. El humo del cigarrillo tiene un efecto deletéreo en el aparato respiratorio. No debe fumarse NUNCA, y mucho menos resfriado.
  • Ingerir abundantes líquidos. Los calientes suelen tener la ventaja de reconfortar al paciente.
  • Hacer una dieta liviana. Mucho más liviana si existe temperatura.
  • Baños de vapor o nebulizaciones, que suelen ser de ayuda cuando hay tos.
  • Bajar la fiebre.

IMPORTANTE

Si  la temperatura fuera elevada o se mantuviera más de 48 es necesario realizar una consulta médica es aconsejable.

RINOFARINGITIS

Esta enfermedad compromete mas las vías aéreas y esta incluida en las infecciones respiratorias altas (IRA)

A diferencia del resfrío, los síntomas que pueden hallarse son:

- Temperatura.

- Mayor demora en  resolverse  que el resfrío común.

- La congestión nasal y las secreciones (moco) son mayores.

- Puede acompañarse de laringitis, que puede dar ronquera o tos perruna.

- Dolor de garganta, que suele ser más intenso y duradero que en el resfrío.

- Tos seca o con producción de flemas transparentes. La aparición de otros colores puede hablar de sobreinfección bacteriana.

- Congestión de los ojos y lagrimeo.

El tratamiento es el mismo que en el resfrío común.

BRONQUITIS

La  bronquitis, o inflamación del árbol bronquial, suele ser una enfermedad más compleja. Puede ser producida por virus, bacterias y hasta por hongos. Estos últimos más frecuentemente observados  en pacientes con trastornos inmunológicos.

Sus síntomas más característicos son:

- Tos intensa seca, que puede agregar secreciones  blancas o amarillentas  después de 72 horas de evolución.

- Dolor o ardor en el pecho cuando el paciente tose o expectora.

- Debilidad o fatiga.

- Temperatura. Más elevada en niños menores.

- Sibilancias, que son muy comunes en pacientes alérgicos o asmáticos. Esta es conocida como bronquitis espasmódica.

Como tratamiento está indicado:

  • Reposo
  • No fumar
  • Vaporizadores que aumenten la humedad del ambiente del enfermo.
  • Buen aporte de líquidos que favorecerá la hidratación y permitirá la expectoración de las secreciones o flemas.
  •  Tomar duchas calientes para favorecer la expulsión de las flemas.   
  • Antitérmicos
  • Podrían resultar necesarios antibióticos conforme al origen de la bronquitis.
  • En los casos de bronquitis espasmódica no se observará temperatura y suele requerir de medicación específica para resolverla.

GRIPE

Si bien ya hemos desarrollado cuadros gripales en el blog (puedes consultarlo aquí), la existencia de casi mil casos con 7 muertos en la república Argentina, son suficientes como para realizar algunas reflexiones más sobre la modalidad de la gripe porcina.

El 11 de junio, la OMS declaró la fase 6 de alerta de pandemia, tras reuniones y consensos con equipos de científicos y los responsables de salud pública en los países afectados. L[]La fase 6 indicaría el hecho de que la enfermedad está propagándose geográficamente de manera exitosa, pero este nivel de alerta no necesariamente indica cuán virulenta es.

La OMS ha redactado una guía de recomendaciones para la prevención de esta enfermedad.

  • Mantenerse alejados de las personas que tengan una infección respiratoria.
  • No saludar con beso ni estrechar la mano (salvo que se trate de familiares y conocidos cercanos   que no presenten los síntomas).
  • No tocarse la cara, en particular las zonas donde las mucosas están expuestas (los ojos, la boca, el interior de la nariz, el interior de las orejas).
  • No compartir alimentos, vasos ni cubiertos.
  • Ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, en las oficinas y en todos los lugares cerrados.
  • Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, las manijas y los barandales, así como los juguetes, los teléfonos o los objetos de uso común.
  • En caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina o presentar simultáneamente tos, dolor de cabeza, dolor muscular y de articulaciones, acudir de inmediato al médico o a la unidad de salud más cercana.
  • Comer frutas y verduras ricas en vitamina A y en vitamina C (zanahoria, papaya, guayaba, naranja, mandarina, lima, limón y piña).
  • En caso de que no se tenga acceso a los alimentos mencionados, consumir suplementos alimenticios de vitamina C y vitamina D.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón (aunque el jabón no ejercerá ningún efecto químico sobre las partículas del virus, éstas se eliminarán de las manos por la acción física de frotarse las manos con agua y jabón).
  • En oficinas, call centers y cibercafés, limpiar teclados y ratones de las computadoras con alcohol para desinfectar y evitar una posible propagación del virus, sobre todo si han sido utilizados en las últimas horas o si las utilizan muchas personas durante el día.
  • Desinfectar cerraduras de puertas y pasamanos de lugares públicos con hipoclorito de sodio.
  • Evitar exposición a contaminantes ambientales.
  • No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.

TRATAMIENTO

En nuestro país se dispone de tratamientos antivirales específicos que han demostrado  ser eficaces para la cura de esta enfermedad. Sin embargo, el mejor tratamiento sigue siendo la prevención. Del mismo modo se trabaja a nivel mundial para la elaboración de una vacuna preventiva que se encontrará  lista en aproximadamente cuatro meses.

BRONQUIOLITIS

La bronquiolitis es una enfermedad frecuente  del tracto respiratorio. Es provocada por una infección viral  que afecta los pequeños bronquios encargados de llevar el aire a los pulmones A medida que estas vías respiratorias se inflaman, disminuyen su diámetro interno,  lo que impide una adecuada difusión de oxígeno. Como consecuencia de la agresión viral, los bronquiolos producen mocos, lo que disminuye aún más el calibre de los mismos.

Suele afectar a bebes y niños de corta edad, en general antes de los dos años de vida. Hay un pico de incidencia entre los tres y seis meses de vida.

El sexo masculino, la prematurez, la falta de amantamiento, el hacinamiento, la asistencia a guarderías y la exposición al humo de cigarrillos son factores que predisponen a la enfermedad.

Afortunadamente, la gran mayoría de las bronquiolitis desarrollan una forma leve. Sin embargo pueden observarse casos de mayor gravedad, que incluso pueden requerir de internación.

Los factores que aumentan el riesgo de padecer una infección “severa” incluyen el nacimiento prematuro, una enfermedad pulmonar o cardíaca crónica previa y un sistema inmunológico deficiente.

Los niños que han padecido bronquiolitis tienen más probabilidades de desarrollar asma en una etapa posterior de la vida.

IMPORTANTE

La leche materna es altamente protectora. Dar de mamar incrementa el sistema defensivo del niño brindándole un escudo biológico eficiente para la prevención de ésta y muchas otras enfermedades respiratorias.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: